Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

Capítulo 3: Parte 7

Imagen
La cuerda estaba atada al tronco de un árbol que había detrás de las piedras. Cuando Cristina la tensó comenzó a subir sin problemas por las rocas. Al llegar al árbol se cogió de la rama más fuerte para darse el último impulso y llegar hasta arriba. -¡vamos!- Me ánimo y decidí repetir el proceso. Después de todo, si Cristina podía yo también. O eso me dije.
La primera vez que cogí la cuerda me resbalé y volví a zambullirme en el agua. Podía oír su escandalosa risa aún sin haber salido de las profundidades. Cuando volví a intentarlo, mi mirada pareció bastarle para advertirle de que debía dejar de reírse. 
Esta vez logré escalar las rocas, con dificultad, pero sin caerme. Al llegar al árbol Cristina me ofreció su mano y me ayudó a ponerme a su lado.- Tranquila, ya le pillarás el truco.- Me dijo orgullosa de su técnica para escalar.- ah... ¿Qué vamos ha hacer "eso" más veces?- Cristina contuvo la risa al oír mi comentario. Estaba disfrutando de lo lindo con mi torpeza.
- No es q…

Capítulo 3: Parte 6

Imagen
Su enfado era monumental, pero igual de monumental que la rabieta de una niña de seis años.- Pero hay algo que no me cuadra... ¿A Jordi no le gustaba Ruth? ¿Y a ella, él?- También había estado dándole vueltas a ese tema en la semana. Pues me sentía entre enfadada y culpable porque Jordi hubiera intentado algo conmigo. Y seguidamente con Cristina. ¿Cómo se lo iba a contar a Ruth? Era de las pocas que de verdad me habían caído bien.
- Jordi solo trata de darme celos. No quise decírselo a Ruth para no herir sus sentimientos- Me explicó, aunque no parecía muy preocupada por los sentimientos de su amiga cuando se quedó medio desnuda encima de él.- ¿Y David?- Volví a preguntar. Aún podía oír como nos dijo posesivamente a todas que era suyo.- ¿Qué pasa con él?- Frunció el ceño con cara de boba. 
No sabía si ahora era ella quien se hacía la tonta.- Dijiste que te gustaba- Añadí pero ella continuaba mirándome como si de repente tuviera un tercer ojo en la frente.- ¿Y?- Paré de caminar para orden…

Capítulo 3: Parte 5

Imagen
- ¡¿Quién soy?!- Canturreó una vocecilla en mi oído. Sus manos eran suaves y delicadas pero supe al oír su voz de quien se trataba.- Cristina- Contesté dudosa con tono interrogatorio.- ¡acertaste!- Quitó sus manos y se puso delante nuestra. 
Iba con un bikini rojo y su melena rubia al viento.- ¿Qué estáis haciendo por aquí?- Inquirió aunque la pregunta fue un poco estúpida ya que era obvio.- Disfrutando de mi día libre.- Respondió mi tía. Ya había empezado a trabajar desde el lunes y estaba encantada de embriagarse en el museo Zhoa. Pues no había nada que le emocionase tanto como una nueva antigualla que investigar.
- ¿Y tú? ¿estás con las chicas?- Mi pregunta parecía pillarla desprevenida, pues puso la misma cara que si le hubiera pinchado con una chincheta en el culo.- que va... estoy con mis padres.- No disimuló ni un poco en que la idea le resultaba un auténtico fastidio.- Ayer vino mi padre a pasar el fine de semana con nosotras, trabaja en la ciudad.- Explicó aunque nadie le había…

Capítulo 3: Parte 4

Imagen
*** Ya había pasado una semana cuando Rebeca me propuso ir el domingo al lago. Esperé que hubiera una cámara oculta. Pues a mi tía no le gustaba bañarse en espacios abiertos. Daba igual que fuese una playa que una piscina. Yo tenía, desde hace mucho tiempo, la terrible sospecha de que era porque no sabía nadar muy bien. Y sin embargo allí estábamos, aparcando en un descampado que utilizaba todo el mundo a modo de parking.
Cogimos el gran capazo azul y una pequeña nevera, cerramos el coche y caminamos en la dirección que nos indicaban las flechas de madera con el nombre "Lago Esperanza". Era un paisaje frondoso, rodeado por enormes árboles y cubierto por grandes prados. 
Pensé fascinada en que todas las tonalidades de la naturaleza debían estar ahora mismo delante de nuestros ojos.- ¡Que bonito!- Dije asombrada.- Tenía ganas de venir aquí. Todo el mundo me ha hablado de este sitio.- Me explicó Rebeca mientras caminábamos por un pequeño sendero, y de inmediato vimos a lo lejos el…

Capítulo 3: Parte 3

Imagen
Por un lado estaba frustrada por aquellas sensaciones ya que nunca un chico me había hecho sentirme así; nerviosa. Y por otro lado tenía la ilógica necesidad de querer tocarlo. "Es absurdo" Repetí una vez más en mi cabeza en un intento de controlarme y cerré mis manos en puños. Tratando de deshacer el hormigueo que había aparecido en mis palmas.
Así que decidí apartar la vista de sus ojos, que eran demasiado hipnotizantes. Pues los había observado lo suficiente para llegar a la conclusión que atrapaban una pequeña sabana tropical. Llenos de una variedad de verdes, vivos y luminosos. "Sí son verdes, increíbles y bonitos. ¡Ahora deja de mirarlos boba! O la rubia loca de fuera os descubrirá por el rastro de babas que estás dejando" Gritó mi conciencia regañándome por mi actitud de colegiada, e hice caso a su consejo. Sin embargo, al bajar la mirada me topé con los botones del principio de su camiseta. Que ahora estaban desabrochados. Insinuando el principio de los músc…

Capítulo 3: Parte 2

Imagen
Las manos de Jordi recorrían su cuerpo como si ya lo conociera a la perfección. De repente, Cristina se incorporó a horcajadas y se quitó el sostén con habilidad mientras este le agarraba de las nalgas.- ¿Podrás...?- Inquirió lanzando una ligera mirada a la entrepierna de Jordi. Al parecer ella también conocía los efectos secundarios que le provocaba el alcohol. Él asintió enérgicamente y bajó el top de Cristina hasta su cintura con desesperación. Luego atrapó con su boca uno de los pezones mientras masajeaba el otro pecho con la mano. Ella echó la cabeza hacía atrás entrecerrando los ojos en respuesta. Disfrutando con deleite el placer que le estaba dando su amante.
Entonces Jordi hizo un ronquido extraño.- ¿Jordi?- Preguntó Cristina al darse cuenta de que el susodicho había parado de moverse.- ¡Joder! ¿Te has dormido?- Y la puerta de la habitación se abrió en ese preciso instante.

- ¡¿Pero que es esto jovencita?!- La cara de Sonia estaba roja y escandalizada.- ¡Mamá!- Gritó anonada s…

Capítulo 3: Parte 1

Imagen
"EL SALTO DEL LOBO" - ¡Mierda! ¡mi mochila! Tengo que volver a por ella.- Dije dándome una palmada en la frente al recordarlo. Casi habíamos llegado al aparcamiento donde David tenía su coche.- Déjala, ya te la devolverán- Me aconsejó David pero no podía hacerlo.- No, si... si me voy de repente. Sin mis cosas. Mi tía pensará que me ha pasado algo.- Aclaré apresuradamente. No quería que el asunto de Jordi transcendiera a más. Estaba cansada de ser la comidilla del vecindario. Mi salvador soltó un suspiró al darse por vencido.- Está bien. Te acompaño ¿Dónde la dejaste?.
*** La idea de ir a la habitación de Cristina no nos había gustado a ninguno de los dos, pero gracias a mi cabezonería logré convencerle. David esperaba en el pasillo mientras yo buscaba donde podría haber dejado la sirvienta mi mochila. Pues Rosa se había tomado las molestias de ordenar meticulosamente la habitación cuando salimos de ella. 

Primero miré debajo de la cama, luego en los sofás, en una especie de baúl…

Capítulo 2: Parte 9

Imagen
Fin del Capítulo 2

El contacto de sus labios en mi clavícula me pillaron por sorpresa. Golpeé su pecho y dí un paso para atrás pero rápidamente me rodeó la cintura con sus brazos de manera posesiva. No era deseo, ni amor. Ni si quiera le gustaba realmente. Podía notarlo, pues sus besos eran descuidados y estaban llenos de ansía. 

Yo me retorcía debajo suya, luchando por liberarme.- ¡Déjame! ¡Ayuda!- Entonces una de sus manos me tapó la boca.- Shhh cállate. Desde que te he visto con ese vestidito no he podido parar de pensar en otra cosa.- Me giró bruscamente sobre la mesa de piedra. Deseé tomar alguna de las clases de defensa personal de las que Rebeca tanto me había insistido. 

Con una mano me agarraba de las muñecas fuertemente y con la otra buscaba el final de mi vestido. Di una patada con todas mis fuerzas logrando patearle las pelotas.- Zorra...- Gruñó, pero no me soltó en ningún momento. Mi mejilla se aplastaba contra la mesa de piedra y cerré los ojos suplicando que alguien me ayu…

Capítulo 2: Parte 8

Imagen
Corrí apresuradamente fuera de la casa. Miré a mi alrededor cavilando sobre donde podía ir. A primera vista mis opciones eran; casa de la piscina, casa principal... y ¡ah! ¡zona de barbacoa! Pensé con alivio una vez que divisé a lo lejos la zona empedrada y desolada entre las tinieblas. Al llegar me percaté que había una mesa redonda de piedra y un bonita barbacoa del mismo material. 

Mis ojos consiguieron adaptarse a la tenue luz y me senté en uno de los asientos de piedra que rodeaba la mesa. Separé las piernas y coloqué mi cabeza entre ellas. Tratando de buscar de nuevo la manera de respirar con normalidad. Al menos sabía que no quedaba mucho para que terminara la fiesta, ya que según Sonia, sobre la 1 tenía intención de ponerle fin. O eso me había dicho mi tía. Me dio una punzada en el pecho al pensar en ella. Rebeca era mi tía, era mi única familia... ¿Tenía pensado abandonarme? ¿O sino que significaba aquella conversación?
- ¡Ah! Así que estás aquí.- La voz de un chico desconocido…

Capítulo 2: Parte 7

Imagen
-Atención por favor- Les llamó Cristina subida a una mesa. No me había dado cuenta de cuando se había ido. Todos los invitados se volvieron hacia ella. Suspiré agradecida cuando la presión de todos esos ojos se fueron a la figura de la rubia despampanante. Su anfitriona.

- Quisiera que le demos la bienvenida a nuestra nueva vecina. ¡Emily!- Todos aplaudieron vitoreando mi nombre. No pude ponerme más roja porque no podía. Debía estar igual que un semáforo.- ¡Quiero que la tratéis muy bien!- Canturreo y volvió a poner la música. Después de eso, unos chicos aparecieron de repente y me alzaron en sus hombros. Yo estaba muerta de la vergüenza al volver a ser el centro de atención de toda esa gente. No estaba acostumbrada a serlo y tampoco era algo que me gustase.
Aquel descontrol de "bienvenida" terminó en la piscina. Donde se lanzaron al agua con gritos de jubilo. A mi excepción, que logré liberarme antes de que me llevaran con ellos. Pues sabía lo que pasaría si acaba empapada. …

Capítulo 2: Parte 6

Imagen
Me levanté para servirme más bebida, pues al darle otro sorbo a mi vaso de este no salió ni una gota.- Ruth, ¿Sabes donde están las bebidas?- Le pregunté desconcertada ya que estaba sentada a mi lado.- ¡Por supuesto! Están a fuera....- Señaló a un rincón de la piscina donde divisaba unas mesas.- mm..... espera que voy contigo. Yo también necesito recargar.- Meditó observando su copa y ambas nos levantamos del sofá en dirección al jardín.
Cerca de la piscina se habían formado varios grupos de adolescentes que bailaban o bien estaban cómodamente sentados en el césped con varios cojines. Otros incluso habían decidido bañarse y probar las aguas de la majestuosa piscina. 

Fuimos al rincón donde estaban las mesas decoradas igual que un catering profesional. Asombrada por la presentación, tardé en percatarme que en una de ellas ponía "Bar". Esta estaba atestada de botellas y dos enormes ponches. Mientras que al otro lado había otra donde ponía "Picnic". Donde se hallaban d…

Capítulo 2: Parte 5

Imagen
- Así es, ella es la famosa Emily.- Dijo Rebeca riéndose como respondiendo a alguna pregunta más que no se había hecho en voz alta.- tu tía me ha estado hablando mucho de ti.- Rodé los ojos como si fuera lo más obvio. - Espero que nada malo.- "Típico de mi tía" Pensé, negando con desaprobación. Tenía que empezar a enseñarle algunos trucos de ligue. Aunque yo no me consideraba ninguna experta, tampoco veía que hablar de mí fuese una buena estrategia para hacerse conocer mejor.- Tranquila prácticamente eres perfecta a través de sus ojos- Respondió riéndose por mi comentario y lo miré incrédula.
- ¡Tío Leo!- Cristina lo llamó desde lejos. Al parecer ya había dejado a su invitado "especial" en un lugar seguro.- ¡Caray! ¡Cuanto has crecido pequeña!- Se dieron un cariñoso abrazo y pude ver como esta vez le salía una sonrisa realmente sincera a Cristina. Debía tenerle mucho aprecio a su tío.- Ya era hora de crecer.- Aseguró sin dejar de sonreír- ¿Cuándo has llegado? Mamá …