Capítulo 2: Parte 7




-Atención por favor- Les llamó Cristina subida a una mesa. No me había dado cuenta de cuando se había ido. Todos los invitados se volvieron hacia ella. Suspiré agradecida cuando la presión de todos esos ojos se fueron a la figura de la rubia despampanante. Su anfitriona.

- Quisiera que le demos la bienvenida a nuestra nueva vecina. ¡Emily!- Todos aplaudieron vitoreando mi nombre. No pude ponerme más roja porque no podía. Debía estar igual que un semáforo.- ¡Quiero que la tratéis muy bien!- Canturreo y volvió a poner la música. Después de eso, unos chicos aparecieron de repente y me alzaron en sus hombros. Yo estaba muerta de la vergüenza al volver a ser el centro de atención de toda esa gente. No estaba acostumbrada a serlo y tampoco era algo que me gustase.

Aquel descontrol de "bienvenida" terminó en la piscina. Donde se lanzaron al agua con gritos de jubilo. A mi excepción, que logré liberarme antes de que me llevaran con ellos. Pues sabía lo que pasaría si acaba empapada. Mi vestido blanco y de fina tela terminaría dando lugar a demasiadas transparencias que no deseaba. Creí oír a alguien gritar mi nombre y decidí correr hacia la casa principal. Finalmente logré escabullirme por el jardín sin que nadie me detuviera.

Entré con disimulo al salón principal donde aún seguían todos los adultos con la música de fondo. Considerablemente más baja que la de sus hijos. Traté de buscar a mi tía pero no conseguí encontrarla. Iba a darme por vencida cuando me pareció verla pasar, por el pasillo que llevaba a las escaleras. Fui por aquella dirección y vi como iba al piso de arriba, agarrada de la mano del hombre con quien había entrado. El tío de Cristina. 

La curiosidad pudo conmigo y decidí seguirlos con cuidado. Entraron en una habitación y cerraron la puerta de un golpe. Dudé un segundo en lo que estaba haciendo "Idiota ¿Y si les interrumpes en medio de algo privado?" Pensé ruborizándome pero descarté esa idea rápidamente. Mi tía no era de esas. O al menos nunca la había visto comportarse de esa manera con un hombre.- ¡No!- Escuché a Rebeca gritar de repente y eso me bastó para pegarme a la puerta como un imán.

- Rebe...- Dijo en tono conciliador Leo. Pero lo que realmente me sorprendió fue el tono de familiaridad con el que llamó a mi tía.- Es demasiado pronto.- Cortó tajante. Su voz sonaba muy enfadada. ¿De qué estarían discutiendo?- No, no lo es. Tiene derecho a saberlo.- Aunque él también parecía molesto con la actitud de Rebeca, trataba de mantener la calma.

- ¡Estás siendo muy egoísta! Yo he sido quien la he cuidado durante todos estos años. Sé como es. Y vosotros NO.- Hubo un silencio demasiado largo. Me estaba imaginando como ambos estaban sosteniéndose la mirada cuando Leo respiró hondo y soltó el aire para volver ha hablar.- Y no sabes como te he envidiado todo este tiempo.- A penas fue un leve murmullo pero pude oírlo. Estaba totalmente desconcertada ¿De quién se había encargado mi tía?

- Emily no está preparada Leo.- Confesó Rebeca respondiendo a mi pregunta. Estaban hablando de mí. Al oír mi nombre sentí como me había quedado helada en el sitio. Tenía la piel de gallina.- Si lo hacéis ahora...-Continúo hablando captando todavía más mi atención.-... la asustaréis. Saldrá corriendo. Tan solo dejarnos primero unas semanas. Que consiga adaptarse a su nueva vida y...

¿Qué diablos estaba pasando? ¿De qué estaba hablando Rebeca? ¿Qué querían hacer? Las preguntas empezaron a bombardear mi cabeza como balas de cañón.- Ella no pertenece a este lugar. ¡Ya lo sabes maldita sea! Cuanto antes esté preparada para irse mejor.- Leo había perdido finalmente los nervios y yo la respiración. 

¡¿Porqué tenía que irme?! ¡¿A dónde?! Mis manos estaban temblando como flanes y una presión en mi pecho me indicaba que estaba a punto de tener un ataque de ansiedad. No podía quedarme ahí. Fuera lo que fuese de lo que estuvieran hablando debía descubrirlo más tarde.

Si quieres descubrir más sobre esta novela online ¡Sígueme y no te pierdas ningún capítulo!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novelas Online

Índice

Capítulo 4: Parte 7