Capítulo 5: Parte 2





- ¿Qué le pasa a David?- Inquirió Cristina robándome las palabras de mi boca.- ¡Ah! Nada, creo que le ha dado calabazas la chica que le gusta.- Comentó Jordi riéndose a la vez que la mirada de Cristina lo fulminaba al instante. Estaba claro que no entraba en su ecuación la posibilidad de que a David le gustase otra.

- ¡Bah! Me da igual…- Masculló sin sonar muy convincente.- ¡Venga! ¡Vamos a bailar Emily!- Exclamó con tono chillón y me arrastró del brazo hasta ponernos en el mismo centro de la pista. No comprendí su extraña euforia hasta que vi de reojo como David nos miraba atentamente. Sin lugar a dudas, Cristina sabía cómo captar la atención. 

Al mismo tiempo que bailábamos animadamente, sentí los centenares de ojos clavándose en mí. Al principio me daba vergüenza pero Cristina era buena animadora.- ¡Que no te de corte! ¡Mira cómo te miran!- Me volvió a decir mientras me cogía de las manos y me zarandeaba como una marioneta.- Ya… me encantan que me miren…-Respondí con ironía entornando los ojos. 

Entonces noté como dos chicos se acercaban hacia nosotros y se ponían a bailar al lado nuestra, casi pegados a nuestras espaldas. Cristina me obligó a dar un giro y de repente estaba bailando con uno de ellos.- ¿Bailas conmigo?- Me preguntó, aunque por su manera de agarrarme no parecía que tuviera más opciones. 

Era un chico alto, de piel morena y ojos ámbar. Se había dejado perilla y llevaba el pelo como si no se lo hubiera peinado. Además, al hablar me fijé que tenía un pircing plateado en la lengua.- Eeh…. Pues verás es que yo no…- Y cuando estaba a punto de decirle que no, alguien nos separó abruptamente.

- ¿Te está molestando Emily?- Dijo David mirándome únicamente a mí.- El que está molestando eres tú.- Le respondió aquel chico, encarando a David frente con frente. Aunque David aún era un poco más alto que él. 

En ese momento Cristina, quien se había puesto a bailar con el amigo de aquel chico, se paró al ver que algo sucedía.- ¡No pasa nada David! Nuestra nueva amiga solo se lo está pasando bien ¿A que sí Emily?- Intervino dejando caer su brazo en mis hombros. David me miró atentamente, a la espera de mi respuesta. Pero yo estaba aún más desconcertada con su actitud; se hace el chulito, luego es amable, después me ignora de repente ¿Y ahora trata de protegerme? Sí, sin lugar a dudas David era un maldito bipolar.

- Eh… sí, tan solo nos estamos divirtiendo.- Dije finalmente y por un segundo juraría que mis palabras le habían dolido.- Genial.- Soltó tajante y se fue sin más. Entonces vi como Cristina se fue detrás de él.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novelas Online

Índice

Capítulo 4: Parte 7