Relatos Cortos

EL ERROR


-Tendemos a ver el mal ajeno, pero no el mal propio.-

[...ni el diablo es tan malo, ni el angelito es tan bueno.]


Todos en algún momento la vamos a cagar. Y por mucho que queramos enmendar nuestro error, ya será demasiado tarde para las personas a las que les hemos fallado. Seguro que será totalmente lógico que esas personas estén enfadadas. 

De hecho deberían gritarnos, gritar las cuatro verdades que callan por dentro. Esas que cuando se dicen en voz alta se te clavan como dagas afiladas en el alma.

Pero que muchas veces son necesarias, tanto escucharlas como decirlas.

Porque peor son los “castigadores”. Aquellos que se creen con el derecho de actuar como los jueces de tu error. Los que con cada mirada de reproche, la llenarán de decepción para hacerte sentir lo más culpable posible. Los que usarán con deliberante elección sus palabras más hirientes y sus actos más crueles para mostrarte su desprecio… 

Pues todo esto, solo será parte del castigo por el que te han sentenciado.

Y si crees que después de pasar por su castigo llegará el perdón, estás muy equivocado. Porque los castigadores no buscan que te ganes su perdón, solo buscan venganza. 

Se envenenan del odio que les consume y se llenan de puro rencor, buscando “hacer justicia”. Solo desean verte hundido en un fango lleno de mierda, de tu propia mierda. Llegando a cometer peores actos hacia ti que del error, ese único error, que tú cometiste.

Así que al final... ¿Quién es el malo? ¿El que comete el error? ¿O el que comete cien errores más para hacerte pagar el tuyo?

Ya sabes, ni el diablo es tan malo, ni el angelito es tan bueno.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Novelas Online

Índice

Capítulo 4: Parte 7